martes, 6 de noviembre de 2007

Pocos días con mar

COmo seguimos con este y este y más este...pues al menos a finales de octubre se metió un temporal, un solo día de cambio que no incitó mucho alos peces, bastante complicados de encontrar esta temporada.

No vaya a ser que no lo veamos más, os pongo un video tomado desde la playa de chao en Barcia, mi pueblo asturiano, a bajamar, con las olas de fondo que ya remontaban la "serrona" (una gran y larguísma sierra que está al frente del cantil del hermoso roquedo de "chao").

Sigue el Anticiclón.

Sigue este anticiclón, ahí, sin inmutarse, haciendo que uno espere mejores tiempos para la lubina. Voy sin ganas -o con pocas- viendo este mar que no acaba de revolver, sabiendo que las lubinas "gordas" están algo lejos de las posibilidades de mis artificiales desde la orilla; pero no me rindo, al menos estoy probando algún plug nuevo, dando rienda suelta a mi imaginación.

Salió algún abadejo, ya sabéis este pez antes tan abundante, pero que en costa no llega a proporciones muy grandes;no obstante, pesqué alguno (con minnows) cercano al kilo de peso, talla considerable para estos tiempos que corren.

EL abadejo ("Pollachius pollachius") pertenece a la familila de las fanecas y los bacalaos, entre otras especies. Son gádidos, peces de bálamo y aguas abiertas, que crecen hasta tallas importantes (hasta 12 kilogramos y más) pero en la línea litoral, sólo eventualmente se pescan ejemplares mayores de 2 kilogramos.

Dispone de tres aletas dorsales y dos anales y la forma es ágil, muy potente, con boca amplia. Los
colores son pardos a verde oliváceos y amarillento vistoso.

La mejor forma de pescar abadejos es con cebo vivo. La quisquilla en otoño y primavera y la angula en invierno son perfectos. La quisquilla se emplea ascando por la cola sobre anzuelos del nº 2 al 4 curvos. Podemos hacer montajes de superficie, con dos anzuelos y un flotador o un buldó terminal o sustituir el flotador por unos plominosy pescarlos a fondo. SIempre de noche, sin mucho mar. Son ideales los puertos y cualquier ensenada rocosa con cierta profundidad y rica en algas pardas laminarias o saccorhiza.

También los pesco con señuelos. La forma ideal es acudir al plomo fusiforme y una brazolada larga a la que se conecta un señuelo tipo anguilón (raglou, Delta...) o una escabela. Consiste en lanzar (al ocaso, mejor) desde promontorios y recuperar no muy rápido.
También pescan señuelos lubineros: minnows, incluso chivos, con los que se engañan muchos abadejos.

La lucha del abadejo es mucho menos potente que la de la lubina, así que no se debe esperar mucho combate.





También salieron lubinas, pero de forma esporádica y pequeño tamaño,la mayoría soltadas, aver si crecen para mejores tiempos.