viernes, 30 de mayo de 2008

El primer pizcuervu


Saludos, amigos de la pesca.
Esta semana, tras una quedada bíblica, hubo un instante en que la mar se alborotó un poco y me arrimé con la caña al lado de casa. Decicí pescar sin macizo y con plomo ligero por el fondo, (últimamente sacamos algunos sargos así), algo salió, alguno bueno se me cayó al colgarlo, la zona era complicada, y uno tan hermoso como este conseguí sacar. Qué pez tan precioso. Nunca había sacado uno (Si es que me queda todo en la pesca, soy un guaje!). El combate fue extraordinario, ya que pescaba a ras de agua entre piedras y en cuanto lo arrimaba pegaba otra carrera hacia abajo y hacia los lados. Creí que no sería capaz de sacarlo; por suerte había armado con un Seaguar 0,26. No hace mucho perdí otro más grande con un 0,23, así que soñaba con pescar un sargo "imperial" para sentirme un pescador de sargo más completo. La cosa es que haciendo un análisis biológico "en zapatilles" me fijé en la boca, y los labios, extensibles hacia abajo, como las picas, aunque menos marcado, lo que revela a un ignorante como yo que el bicho en cuestión come del fondo, con que una vida a boya y, me imagino, la escasez de ellos, hacen que nunca le hubiera visto las rayas hasta ahora. Me dio incluso pena matar un ser tan bello. El próximo lo suelto.
Os cuento para acabar que lo conseguí meter con mucha dificultad entre un canal de piedras con la ayuda de una ola y al bajar por él, agachado, con la emoción, noto una sombra y.. me pasó una ola por encima, pero la adrenalina hace que ni te enteres; si os fijais en la foto estoy pingando y con cara de susto, que la quise hacer antes de que se le desvanecieran las rayas (pido disculpas por la sangre, que no vi). Justo tributo y cumplimiento de la máxima: el que quiera peces...
Saludos.

P.D. Con xorra blanca y pesó 1,490.

8 comentarios:

tpsk dijo...

Muy guapo, enhorabuena.
La sangre puede quedar más o menos guapo pa la foto (a mi no me molesta en absoluto), pero forma parte de la pesca, como los fedores de los que pescamos a cebo.

Un saludo

joabp dijo...

Muy guapo, sí señor, enhorabuena!

rocalliza dijo...

Bonito relato y estupendo animal,un saludo

alelopiedra dijo...

Luis, precioso animal, felicidades. Nunca los he visto en vivo.
La lucha tuvo que ser inolvidable.Kilo y medio, bufffff, tremendo. Y aún clavaste otro mayor días antes.... Cierto es que hay que ir con cuidado en esos momentos, es difícil concentrarse en el combate (a mi me absorbe la pelea con un buen sargo -nunca llegué a uno de ese peso-, como si quisiera degustar cada tirón, cada arrancada; tanto que luego paso días recordándola, jajajaja); concentrarse en el combate, digo, y a la vez controlar el mar y la llastra o firme por donde te mueves (puede uno estar pisando en seco, bajar un poco con el pez combatiendo y de pronto pisar terreno mojado.....resbalón probable)
Me alegro que la ola pasara por encima, y que sólo te mojase.
He oido que hay zonas querenciosas de los reales, vamos que donde sacas uno puedes sacar más. Así que ya sabes, pronto otro para nuestro deleite...
Ah, la sangre no afea la foto en este caso, en mi opinión.
saludos cordiales
Alejandro

javiavi dijo...

Felicidades por esa captura y por la foto. que sigas sacando muchos más y disfrutándolos así; se nota que lo vives.

saludos.

sargoloco dijo...

Guapísimo, Luis, y mucho mérito que de esos hay pocos

Luis Trapiello dijo...

Habrá que intentar tentar a otro a ver si es verdad que tienen querencia por la mi zona. Saludos.

Eloy dijo...

Enhorabuena por la captura. La verdad es que son preciosos.
Yo cogí uno hace un montón de años (unos 10 creo, pescando en playa de bola, a fondo, con parrocha fresca como cebo y casi en la orilla, pues era la segunda caña y estaba bajando la marea con lo que el cebo se iba quedando en poca agua. La corriente trajo una mancha de pequeñas algas por donde tenía lanzado y con ellas debío entrar el pez, que no recuerdo el peso exacto pero creo rondaba los 2,5 kg. Por casa tengo una foto con el bicho en cuestión.
La quedada ciertamente fue bíblica, para regocijo de los pesca sub.