lunes, 12 de mayo de 2008

Haciendo afición... culinaria

Ya no me quedan sargos en el congelador, como no pille alguno pronto... total, que pongo fotos de los últimos que se hicieron al horno y del peque poniéndose las botas... hay que ver lo que le gusta el pescao, más que la carne (dice que está blandito y no le da tanto que masticar :-) Aquí estaba anticipando el momento que se avecinaba... más contento que si fuera a ir al parque.



Resultado final del horneo, con unas patatinas y unas verduritas también están de lujo.

Y aquí teneis a Nico todo concentrao hincándoles el diente. Ya hasta sabe escoger las espinas él solito (aunque se las quitamos antes por precaución, claro).














Total, que al sitio de los sargos, de momento, habrá que ir metiendo alguna que otra aguja...

3 comentarios:

sargoloco dijo...

NIco, un saludo...y vaya como zampas sargos, majete...

UN abrazo a toda la familia.

sargoloco

joabp dijo...

Sí, le encantan, pero es que cualquier tipo de pescao, desde las sardinas en lata...
Saludinos

Anxo_a dijo...

Buenas pintas tiene ese sargo, rico... rico...

Pues ya es raro que a los chavales le guste el pescado, yo tengo una carretada de sobrinetes y no le gusta ni a uno, ¡ ole por Nico !.

un saludo amigo