miércoles, 9 de julio de 2008

Prepeg, potencia, acción y más cosas...

Es un texto de un artículo publicado en Feder MAR. Tomad de forma laxa todo y más el tema de la potencia , pues lo importante es quedarse con el concepto.

Saludos


EVOLUCIÓN

Partiremos desde las primitivas varas de bambú, mejoradas tras la introducción del bambú “tonkin”: Esta materia prima, procedente de una planta que crece en regiones tropicales y subtropicales, abundante en Asia y reconocible por un tallo articulado, leñoso, formado por secciones huecas separadas por tabiques denominados nudos.

Como quiera, transformaciones posteriores dieron lugar a bambú refundido, en secciones hexagonales, dotado de mayor resistencia. Y estas cañas son plenamente válidas -bajo ciertas circunstancias- aún hoy, en el siglo XXI.

La fibra de vidrio, surgida durante la década de los años 40 del siglo XX, supuso un avance notable en la fabricación y mejora de los utensilios. Se obtiene mediante un proceso que hace calentar en una torre vertical una barra de vidrio, depositada dentro de un tubo. Se extrae un hilo de fibra que es enrollado en bobinas.

Permitió la génesis de aparatos sofisticados para la época; así mismo, posibilitó la creación de los entonces novedosos formatos telescópicos, que ofrecieron la exigida comodidad de porte. No obstante ya están superadas, si bien permanecen igualmente habilitadas para la pesca.

En la actualidad, los progresos se continúan llevando a cabo en la industria del grafito. Es un mineral metamórfico compuesto por carbono, de color negro a gris oscuro.

El carbono conforma la estructura de las cañas de surfcasting. Novedosas variedades y tratamientos han conseguido dar a los iniciales tramas de carbono una consistencia que les ha aportado la flexibilidad, ligereza y resistencia demandados por el mercado.

EL MÓDULO

Sometidos en cámaras especiales a enormes temperaturas, a partir de alquitrán, rayón y otros productos se obtienen bases de partida de gran calidad.

Se aprovechan principalmente las fibras de alto módulo (HM) a la tracción.

El parámetro interesante es el denominado módulo específico, que mide la proporción entre peso y resistencia. Cuanto mayor es el módulo, mayor es la fuerza del carbono respecto al peso.

Evalúa realmente la resistencia a la deformación de cualquier material. El módulo de Young resulta de dividir la aplicación de una fuerza por unidad de superficie. La fórmula nace a partir de la división de la fuerza en Newtons por centímetro cuadrado.

El GPa (Giga pascal) es el índice de cálculo actual. El incremento de la cifra final, es decir, la fuerza que es necesario aplicar, es proporcionalmente mayor a razón del módulo. Se consideran las fibras con módulo a partir de 360 GPa, como de “alto módulo”.

Esto se consigue, como hemos visto, mediante determinados procesos industriales y la utilización de materiales polímeros de alto peso molecular.

La rigidez de la caña aumenta paralelamente con el módulo, parámetro que es inversamente proporcional a la flexibilidad. Por tanto, la energía se almacena con mayor intensidad a medida que aumenta el módulo (también son más difíciles de “cargar”). Cuando la inercia del plomo concluye su presión sobre el blank, la vara libera con gran rapidez la enorme energía acumulada. Y este evento es mayor cuanto más alto resulta el módulo de elasticidad.

EL BLANK

En realidad todo parte de un gas, el Acrilonitrilo, que es sometido a un proceso de polimerización que genera un plástico (PAN o poli actrilonitrilo). Una oxidación muta el color claro en una fibra negra, oxidada, que tras varios procesos a altas temperaturas sufre la grafitización, dando el aspecto de grafito de alto módulo.

Empresas especializadas realizan estos procedimientos de base en la futura construcción de nuestra caña. La fibra de grafito, material muy ligero, se “nutre” de resinas (epoxi) y endurecedores y luego se somete a un curado que genera el”prepeg” material básico que compondrá el blank. Forma parte habitual del método la aplicación de una liviana malla de fibra de vidrio que protegerá el carbono de los factores externos durante las siguientes fases.

Los moldes tubulares se denominan mandriles y suelen fabricarse en acero. El diseño y tamaño dará lugar a diferentes tramos y configuraciones. La fibra se va enrollando mediante el uso de maquinaria tecnificada hasta dar con las especificaciones que el diseñador requiere. Una película externa en plástico parecido al celofán dejará marcado el aspecto exterior y permitirá el madurado de los epoxi. Tras este periodo de curado se pule la superficie, luego se somete el producto final a un control de calidad y se aplican las estampaciones y grabados que finalizan el acabado del producto.

No cabe duda que el aspecto clave en el desarrollo de el instrumento es en la mezcla de resinas y grafito, punto sustantivo que va a condicionar las prestaciones de la caña.

Además, en el proceso de industrialización de la fibra se consiguen imbricar haces de materiales como el kevlar y el titanio.

Se trenzan finos cables de titanio en el “blank” de la caña, contrarrestando, de esta forma, la presión ejercida durante el esfuerzo del lanzado. Además, se adicionan partículas microscópicas de titanio a las resinas, proceso que otorga mayor ligereza y resistencia.

Acelerado resumen acerca de un método estándar. Como quiera que no todas las marcas regulan y controlan las cuestiones cardinales del mismo, lo normal es que adquieran el prepeg a empresas especializadas, e incluso –habitual en ciertos distribuidores- proveerse de los blanks ya finiquitados. Muchos de éstos provienen del extremo oriente y son de módulo intermedio, de unas 30ton. los económicos hasta más de 50ton. los formatos más onerosos...Así que sí hay diferencia, tanto en la calidad del proceso (tecnología e I+D) como en la materia prima utilizada (grandes petroleras que venden el acrilonitrilo), pero no toda la industria está en condiciones de desarrollar un grafito GLX de G-loomis... Un tema muy pero que muy complicado y que en las consultas que he hecho se queda a medias tintas ante la dificultad de encontrar información más detallada. Me da que lo mejorcito queda reservado como máximo secreto para la industria de armamento y aeroespacial.

En todo caso, valga una metáfora para mitigar la frialdad que nos deja tanta tecnología: “como arte de magia el gas parido del fondo de la tierra dio a luz, a su vez, esa lubina”


ACCIÓN

Ese modo de operar ante el esfuerzo del lanzado y la recuperación y lucha con la ansiada pieza, determina el parámetro físico conocido como acción. Así resulta fácil identificar tres gradientes que se pueden aplicar, en una compilación sensata, a la mayoría de las cañas.

Es fácil de comprobar empíricamente fijando el sedal a cualquier elemento fijo y forzando la elasticidad de la caña.

A cada lado menciono el término en inglés.

Acción de punta (“fast”):

Un talón extremadamente rígido, seguido de una parte media de poca dimensión y curvatura rígida progresiva y una puntera flexible y dotada de gran sensibilidad.

Podemos hacer una subdivisión en acción muy rápida (“extra-fast”) y rápida (“fast”) según si se dobla más o menos de forma nerviosa.

Acción media (“moderate”).

Un talón firme y una parte media de curva progresiva que se extiende hasta la puntera. Son las de uso más corriente.

Acción parabólica (“slow”).

Desde el talón la caña se curva progresivamente en una flexión homogénea. El surfcasting moderno va prescindiendo gradualmente de los arquetipos con esta acción.

Acción repartición (RIP).

Pero el lance técnico actual se ha beneficiado del diseño de cañas llamadas de repartición, dotadas de una acción nerviosa y a las que resulta complicado sacar el máximo partido.

Un talón (“Butt”) rígido que va flexionando progresivamente para finalizar en una cima (“Tip”) flexible. Desde esta puntera se transmite la energía que queda amortiguada en el talón.

POTENCIA

Otra propiedad de las cañas es la potencia, factor de trascendental magnitud. La vemos marcada como norma general en el tramo inicial de todos los modelos.

Se suele exponer mediante un indicativo impreso visible, dos cifras que enclavan un rango de pesos.

De acuerdo al sistema métrico europeo vienen en gramos; si lo que observamos es que marca onzas (“ounce” o simplemente “oz”) debemos saber que una onza equivale a 28,349 gramos.

Para el caso, multiplicaremos por 30. Como muestra, una caña típica a la venta, (de repartición para el uso de carretes giratorios) puede lleva la cifra 3-6, o sea 90-180 gramos.

Ahora es conveniente el intento de definir qué se entiende por potencia: coloquial o vulgarmente comprendemos que se trata de la capacidad de un instrumento ( en este caso una caña) de flexionarse hasta su límite de resistencia. Para ello es necesario enfrentar la estructura de la misma a un peso determinado.

Se ha encontrado un sistema métrico para hallar la ecuación aproximada.

Se emplea un dinamómetro (analógico o digital), aparato que permite el pesaje y es de común utilización. Se procede así:

· Se coloca en la puntera (estos aparatos cuentan con enganches apropiados).

· Luego se tira hacia abajo hasta llevar la caña a combarse en un ángulo de 90 grados a partir de una posición horizontal.

· Anotamos el registro que marca el dinamómetro.

· Ese índice (en gramos) lo dividimos por 50 y por 100 (relación máxima y mínima, respectivamente).

· Por ejemplo, si nos marca 5 kilogramos (5.000 gramos), dividiremos por 50 y por 100, dando la cifra de intervalo entre 100 y 50 gramos, una potencia de lance medio (adecuada para beachlegering y spinning pesado), que sirve en este caso a modo de ejemplo.

Estas observaciones las hace naturalmente el fabricante, mediante cálculos que implican el inicio de la concepción del producto.

Hacerlo domésticamente no es fácil, si tratamos de someter a tal experimento una caña moderna de surf ,con potencia entre 150-300 gramos.

El resultado de la fórmula nos dará los dos límites del rango que debemos tener en cuenta, del baremo de pesos que podrá lanzar (plomo más todo el resto de componentes).

5 comentarios:

Gorka García Laza dijo...

Sobresaliente Carlos! No había tenido oportunidad de leer el artículo antes. Por lo q veo en las características técnicas de las cañas se confunde acción con potencia. No obstante intentaré estudiarlo a fondo y aclarar algunos conceptos. Eskerrik asko lagun!
Con esta pila de palabrejas vamos a hablar super fashion, pijísimos de la muerte osea... tu q llevas? fast? Ah! pues yo moderate, q lo sepas

sargoloco dijo...

BUeno lagun si tuviste paciencia de "tragar" este tocho...

Me quedda mucho por conocer, pues la información brilla por su ausencia. Y no hay por los foros nadie --que yo sepa-que controle el tema (grafitización, elaboración blanks...) y que pudiera versarnos sobre la materia. Eso si que estaría bien, pues me encanta el tema de materiales pero no soy muy docto en la materia, que soy de la rama sanitaria, je, je...

SI conoces a alguien estaría fetén.

Gorka García Laza dijo...

No coñozco, pero estoy en ello follastero. Asi q no te precipotes. Me encanta tambien este tema de los materiales y me has abierto una gran ventana. Por lo q parece, no se hacen mejores cañas por la limitación tecnologia y los costes? No creo q por lo primero, lo q pasa q la aplicación de la "más alta" tecnología supondría un coste elevadísimo, pienso.
Independientemente del materia de cada vara q es el q es, me refiero a resistencia mecánica y demás características, hay otro factor importante, q puede estar muy directamente relacionado con el peso, y es la distribución, largura y número de tramos, asi como los puntos de aplicación de los esfuerzos sobre los mismos. Digamos q se podría mejorar algo sin ir al punto de partida. Es como mejorar el arre28 sin meter un pepino de motor nuevo y el chasis y la aerodinámica del Ferrari. A éste respecto lagun ¿tienes alguna idea?

sargoloco dijo...

Claro que hay tecnolog'ia,pero los ocstes deben ser. Hay grafitos de 70 toneladas. COn ese m'odul de elasticidad sepueden crear ca;as liger'isimas y ultraresistentes. Pero tienes raz'on que tb hay que dise;ar bien los tramos y si quieren una acci'on arriba es preciso que tramos traseros sean m'as largos y que la fibra se comporte de forma diferente *menos el'astica y m'as resistente a tracci'on.


Pero impera la idea de la pesca bolognesa y de recuperar pecs con salabre por lo que no se da importanica a los factores que son decisivos en la pesca del sargo desde roquedos. AL final somos pocos comparados con los miles de pescadores que practican en r'ios, estuarios puertos, etc, etc...

Mira cat'aologos italia de varas, casi todas de ese tipo y como excepci'on alguna v'alida para sargo.

Pero van llegando, poco a poco.

Sargus dijo...

Una verdadera HISTORIA de la evolución base de la pesca, a lo largo de los tiempos y que se pensemos un poco y cejemos cientos de años atras vemos clara evolución, con una triste realidad, antes tinhamos menos condiciones de pesca en términos de materiales, pero tinhamos bastante pez. Hoy en día la evolución de los materiales continúa a un ritmo alucinante, pero tambem las capturas evolución del hombre y contaminaciones.

Buen texto Carlos.

Cordial saludo.