domingo, 6 de abril de 2008

Una más, una menos...

PepeJoseLalo

A Gorka no le puedo negar nada, ni poner una foto con estos tres "pepinos" barcianos, dispuestos a sufrir con la sonrisa en la boca. AL que hace la afoto ya le conocéis más que de sobra, barrigón incluído.


Desgracia, las pocas veces que nos vemos. Con dos amigos como Lalo y Jose se hace fácil. Lealtad, confianza, sacrificio, buen humor...de pescadores "rocosos", formando un trío que sabe aceptar las condiciones que impone la pesca. Y nada nos arredra: ni un temporal de este (el peor viento), ni un acantilado sin fin, ni la incertidumbre...pues sólo el descenso, la buena compañía y la curiosidad son armas tan poderosas que dejan aparcado a Murphy, póngase como se ponga.

Y hoy, con la compañía "extra" de pepe , al que le podemos tutear como "fanguila", que sé que no le molesta. Pescador impenitente, de todos los días en sus pedreros de nuestro pueblo asturiano. Bonhomía, naturalidad y un temperamento que hay que conocer. De otra quinta, y sobrado merecedor de respeto y -en mi caso-, admiración, si no devoción.


Pues ya veis, queridos amigos, que este no es más que otro de mis devaneos que sirve de homenaje a mis amigos en especial y a todos vosotros en particular.




Hay poco sargo, la verdad, y nos inquieta el cómo de las pescas tremendas con cercos y demás; pero, debéis manteneros firmes, pensando que el códice que determina los augurios ante una partida de pesca es muy intrincado y descifrarlo lleva mucho tiempo, interés y, sobre todo, afición.


Por eso sé que estos vientos, horripilantes si queremos tentar escama en agua salada, son proverbialmente buenos para determinadas zonas. Tramos batidos de esos que detestan la presencia humana y lo demuestran azotando día sí día también. Y sólo el regalo, la mansedumbre mostrada en un momento, nos dejará una oportunidad. Y hay que estar ahí.


Con aguas tan claras, el fluorocarbono se muestra -hoy en día- indispensable, creedme. No encuentro otra explicación en un fondo que parece cristal, en el que hemos visto tantas veces agitarse los sargos.


Y no me quedo en el relato, cargado de ensoñaciones, os cuento un poco más que quizá os sirva ese día.

-con aguas tan claras, acudid a fluorocarbonos muy resistentes y diámetro fino, un 0,20mm o un 0.,23mm. Estos sargos están pescados con seaguar fxr del 0,23mm y encuentro una diferencia notable con el formato "normal".

-EL viento lateral ( es increíble en esa zona, que está protegida por una pared de 600 metros, cómo atizaba este sábado) si es tan fuerte, sólo se combate pudiendo calar cerca del agua, con vara larga ( mejor una rígida y potente) y agarrando fuerte y acercando puntera al agua, no hay otra manera.

-en estas condiciones, con sargos que no podemos predecir cómo se comportarán, es imprescindible macizar de forma continua en la puesta, con muy pequeñas cantidades.

-Lo anterior me lleva a que la mejor forma es calar en pareja ,(dos fuimos para el pedrero oeste y dos para la zona del chicho hacia la playa pescadoira). Uno maciza y coge el sargo (sobre todo en el pedernal donde los pescamos, pues son bloques y entre ellos agujeros, así que es complicado posar los sargos, teniendo en cuenta que estás en precario), incluso pone el cebo. Otro pesca y le pone el sargo al compañero. Es la técnica más efectiva, dado tanto viento, la mala situación del pescador, hacen que sea más práctico que hacer puestas separadas ( se aspavienta el pescado, se complica mucho la operatividad...).


- Y otras cosas: con los calores primaverales mejor es dejar los sargos dentro de un saco ( que transpire, de esos trenzados de nylon o esparto, nunca en un de plástico) en zona de sombra. AL final, lavarlos bien con agua salada y para subirlos, uso una cubeta cúbica ( se corta una garrafa de plástico), bien apilados. Luego, ya para transportar en el coche, en una caja para pescado, bien estibados. SI pescamos más días, imprescindible frío, con hielo en escama (pescadería, en una lonja...) o bien en nevera ( bien lavados, yo los suelo meter independientemente en bolsas de plástico y estibar en la nevera al máximo de frío).


Bueno, son uns apuntes, por si os sirven. A mí, sin duda, me ayudan, en este complejo mundo de la pesca.


UN abrazo.

Una esquinita donde hace un poco de"agua", puede sr suficiente, en u entorno de aguas cristalinas. Estos sargos, pescados en la zona donde fuimos Jose y yo. LUego vendrían los de Lalo y Pepe. Subir, es otro tema, saliendo desde el chicho, pues hora y media...

Ya veis ( las puse mucho en el blog) qué bonito, pero duro y hay que "agarrarse" bastante, sobre todo con tantísimo viento.


Estibarlos corectamente, frescos, lavados. Luego, en casa, se pueden congelar (sin escamar, sólo meterlos individualmente en una bolsa y al coongelador). Un saludo. Grabé varios pero salieron mal. En este video dejé un rato a jose, cuando picaban, por grabar una escena. Pero en ese bloque a los lados no se puede poner bien el pescado y debía estar a lado para coger. Aunque ese sargo -tamaño moderado- casi se puede echar al pecho no conviene arriesgarse a romper la puntera de la caña.Además, con tanto viento todo se hace complicado. AL final, Jose atinó a dejarlo en buen sitio pues la roca no daba más de sí...Pero creo que es instructivo y os da una idea de las dificultades para pescar solo en ese lugar (y con ese viento).


videohttp://www.blogger.com/video-play.mp4?contentId=8b190724be56876c&type=video%2Fmp4