domingo, 4 de mayo de 2008

Entre fiesta y fiesta

Unos días de asueto, devisita a la familia añorada. Tenía ilusión por probar con los señuelos. Lo intenté, acompañado por Pepe y Armando. SAlió alguna lubina, pero no grande. Eso fue el jueves, pues el viernes nos decidimos a viajar (¡menudos palizones me pego!). Nos costó mucho pero a base de calar muy arrimado (está la costa repleta de bogas) fueron saliendo sargos muy buenos.

La planificación se hace teniendo en cuenta factores como el tipo de aire, la marea...y su estudio acertado para cada puesta sarguera. Pero siempre hay que contar con el imprevisto, como un aficionado que pescaba en el medio, en un saliente entre dos posiciónes que queríamos probar, de esas de vacío en bajamar. EL mar es de todos y el respeto lo primero, a sabiendas que la pesca estaría complicada. El chico estaba macizando, lanzando cucharadas desde el promontorio y pescando con caña corta y una gran boya. Es un sistema que puede gustar o no , pero él estaba en su derecho. El problema es que la costa se llena de bogas y otras especies que compiten con el sargo . EN la posición que estaba era complicado tentar al espárido, pero creaba una fuente de atracción que al final, "marea" al pescado. Así es que esperamos y calamos las dos pupestas, pero ya se vió que últimamente esa zona está muy pescada (o mejor, muy emballada). Aun así, logramos unos peces de tamaño y fuerza que nos brindaron bonitas sensaciones.

Os pongo unos videos de ese día.

Hasta pronto.





video


video