lunes, 23 de febrero de 2009

Van entrando

Este sábado después de muchos fines sin ir de pesca por fin pudimos amanecer en un buen pedrero detrás de nuestras reinas.

Y eso que llegamos de rebote.Al que queríamos ir había dos spinners más madrugadores que nosotros y decidimos cambiar porque con mareas tan cortas seguro que no teníamos buenas zonas para todos.Acertamos y en el primer canal  salió esta buena lubina de 4 kilos justos que no pudo resistirse al shore line anchovy.Con los ánimos renovados después de tanta sequía seguimos intentándolo sin suerte pero eso ya era lo de menos.

Coincidimos con otro miembro del blog, Fernando "Roballiza",pero teníamos que marchar así que no pudimos compartir más que una amigable charla.Espero coincidamos otra vez con más tiempo para compartir unos lances.

Lo siento por la calidad de la foto,pero se nos olvidó cargar la cámara.
Un saludo a todos y buena pesca.

Desde este modesto espacio, me dirijo a todos para solidarizarme con los pescadores portugueses, ante las limitaciones impuestas tras la creación del parque del sudoeste alentejano.

Como siempre, tras la lectura de los post y la información suministrada por nuestros colegas portugueses, cabe, una vez más, preguntarse cuál es el verdadero objeto de las restricciones a la pesca lúdica.

Sin ir más lejos contamos con ejemplos en nuestra costa: el parque Nacional de las Islas Cíes es uno de ellos, y emlemático. Sin buscar paralelismos, la Ley deParques Nacionales prohibe taxativamente la pesca recreativa y regula la explotación de los recursos en el entorno del mismo. Y veo constantemente cómo esa regulación , que afecta a una porción de la costa y perímetro de las islas puede que sirva para algo o puede que no, ya que está claro que no afecta a la flota profesional que, fuera del entorno protegido, pesca de forma regular, vamos, como si los peces no tuvieran aletas y no se desplazasen...

Esta falta de rigor, estas limitaciones tan absurdas en estos entornos que deberían ser gestionados para el disfrute humano, es una sinrazón y un expolio a nuestros derechos como ciudadanos. Y todo ello se realiza practicamente sin respuesta , ni movilización, nada de nada. Así somos y así nos va. Ni siquiera se pensó en la autorización de la pesca en modo captura y suelta... nada de nada, expediente, falta muy grave y sanciones administrativas de impresión.

Pues nuestros colegas en el bello litoral luso, sufren ahora, así que aprovecho para trasmitirles mi apoyo particular y creo que de todos los pescadores afucionados.

Un saludo.